Epistemología para bibliotecólogos

Anterior Superior

EPISTEMOLOGIA PARA BIBLIOTECOLOGOS

 

María Laura MARTINEZ

 

UBICACION DE EPISTEMOLOGIA EN EL PLAN DE ESTUDIOS

 

      "La información se ha convertido en los últimos años en un recurso esencial del desarrollo, por consiguiente el egresado actual se enfrenta con enormes responsabilidades y constantes desafíos para los cuales debe estar bien preparado. Su participación es esencial en el desarrollo cultural y socioeconómico del país".

Desde su creación, la Escuela evolucionó a través de diferentes planes de estudios, que fueron acompañando las transformaciones operadas en la Universidad, la profesión y el medio social. Con el plan de estudios aprobado por el Consejo Directivo Central de la Universidad el 6 de julio de 1987, se replantearon, entre otros aspectos, las políticas de investigación y extensión, en el marco de la política general de la Universidad y las necesidades del país.

A través de dicho plan la Escuela se propuso formar profesionales creativos, aptos para la toma de decisiones, insertos en la realidad social y capaces de realizar investigaciones que contribuyeran a las Ciencias de la Información y de enfrentar las nuevas tecnologías que se aplicaran al procesamiento y transferencia de información, actuando a nivel de gestión y planificación de servicios y sistemas de información. Como se recomendaba en las Jornadas de 1985, formar profesionales como "agentes de cambio, comprometidos en el medio social, con espíritu crítico y acción renovadora, integrado activamente al contexto de la política universitaria"

      Este plan estructura sus contenidos de la siguiente forma: a)Tres grandes  reas de asignaturas:(Introductorias, Generales-Instrumentales, Técnico-Profesionales), b)Materias Optativas, c)Proyecto de Investigación y d)Prácticas. Nos interesar  aquí hacer referencia solamente a las materias introductorias, en cuanto "Introducción a la Epistemología" se ubica en tal grupo.

      Bajo la denominación de materias introductorias se agrupan las asignaturas de naturaleza fundamentalmente teórica, básicas para la comprensión del fenómeno información y para lograr la postura profesional que el plan propone. Ellas son: Introducción a la Bibliotecología y Ciencias de la Información, Introducción a las Ciencias Sociales e Introducción a la Epistemología. Esta  rea constituye uno de los aportes centrales de este plan de estudios en relación con los anteriores. Enfatiza el carácter social de la profesión y habilita para la mejor comprensión de la realidad. El contexto específico de estas materias introductorias busca dar una base teórica a la formación del profesional, procurando "identificar las variables que influyen en la generación, naturaleza, organización, impacto y uso de la información, así como en las necesidades, características y comportamiento de los usuarios de las instituciones involucradas en la administración y difusión de los recursos de información.

      Es necesaria una teoría que trate de explicar, ordenar e interpretar lo real, constituyendo el elemento clave para comprender los fundamentos del trabajo curricular.

      Dentro de estos lineamientos es que se inscriben los objetivos de la materia que aquí nos ocupa, procurando, tal como lo expresa el Plan de Estudios, "crear un  ámbito de reflexión crítica en el cual sean analizados los problemas originados por la investigación científica, la producción del conocimiento científico y las cuestiones metafísicas".

 

 

FUNDAMENTACION DE LA ASIGNATURA

 

      La enseñanza de la epistemología encuentra su justificación dentro del Plan de Estudios de la Escuela Universitaria de Bibliotecología y Ciencias Afines, en el marco de las nuevas concepciones sobre la profesión bibliotecológica y los desafíos que ellas encierran.

Estas nuevas concepciones de la bibliotecología ya no cuestionan si ella es una disciplina teórica o no. Se entiende que no es una disciplina meramente técnica, cuya tarea es trasmitir y aplicar el conocimiento, sino que colabora en la producción y generación del mismo. Ella "es una ciencia, con una historia relativamente corta, pero unida a una actividad práctica muy antigua", lo que motiva que a veces el aspecto pragmático oscurezca el teórico. Sin embargo, ella posee el nivel teórico necesario que permite realizar investigaciones científicas en esa  rea, a pesar de que a veces cuando se desea metateorizar sobre la misma, cuando se trata de encontrar límites precisos a la esfera de competencia de ese cuerpo teórico, de aprehender clara y distintamente los principales conceptos y dar univocidad a los términos, se presentan problemas, pero ello no invalida su status científico. Las circunstancias históricas del desarrollo de la bibliotecología, como el haber estado ligado a una actividad propia, el cambio producido por la revolución tecnológica en la conservación, organización y trasmisión de la información, la informatización de la sociedad, etc, han determinado que la comunidad de bibliotecólogos se replantee problemas epistemológicos de su disciplina, tales como el de su status científico. Esto ha condicionado que se realicen acciones dirigidas a tratar de responder a estas necesidades teóricas, por ejemplo, tratar de que los miembros de la comunidad bibliotecológica tengan las herramientas necesarias para realizar investigaciones científicas en su  rea, y para lo que estimamos que es imprescindible que la carrera del bibliotecólogo, cuente por lo menos con un curso de epistemología. El problema epistemológico comprende los estudios teóricos y filosóficos, los conceptos, la terminología explícita sobre la ciencia en particular, comprende también los estudios de su interdisciplinariedad y metodología, y principalmente, el estudio de su objeto. La bibliotecología como otras ciencias enfrenta también los problemas epistemológico, teleológico y de identidad, "se puede decir que ella no tiene una imagen científica muy fuerte", un ejemplo de esta situación es el nombre de la misma ciencia: Librianship, en Inglaterra; Library Science e Information Science, en los Estados Unidos; Biblioteconomía, en Brasil, Portugal, Italia y Francia; Bibliología y Bibliotecología, en España y en los países latinoamericanos; Ciencias de la Comunicación, también en España; Informática en Rusia, etc.

Toda profesión es una mezcla de teoría y práctica, entender y saber cómo. Ambos elementos son esenciales, deben mantenerse en armoniosa y adecuada relación. Si hay un exceso de cualquiera de ellos, la profesión se degenera. Se ha criticado a la Bibliotecología por ser una disciplina eminentemente práctica, en donde sus reglas están en función de alcanzar unos fines pragmáticos concretos y no se ve claramente su estructura teórica. Pero toda disciplina práctica descansa en un cuerpo teórico, en cuanto sus reglas han de poseer un contenido teórico, separable de la idea del deber ser. Las reglas de la disciplina práctica incluyen en sí un juicio valorativo, en cuanto que si se respeta esa exigencia se alcanza un fin que se considera positivo. Pero esta exigencia tiene razón de ser sólo en cuanto el juicio de valor es válido. Y el mismo lo ser  si satisface las necesidades reales emanadas de la estructura ontológica de que se trate. En Bibliotecología, ciertas reglas se utilizan porque cumplen con la finalidad de satisfacer las necesidades del lector, y porque reflejan las relaciones objetivas entre objetos característicos de este campo disciplinario. La norma fundamental respecto a la que se verifica toda valoración que se realice dentro de la disciplina práctica, es puramente teórica y tiene su lugar en un cuerpo teórico. Por ello los miembros de la comunidad científica que trabajan en la investigación de su  rea poseen implícitos determinados compromisos filosóficos que se ponen en evidencia mediante un análisis metacientífico de la disciplina.

      El nuevo profesional de la información no puede prescindir de una reflexión metateórica y una perspectiva crítica de su profesión, de su función. Existen pensadores en el  rea de la Bibliotecología, no solamente técnicos o administradores. Y es particularmente importante que esta reflexión sea considerada como central para el cuerpo del conocimiento profesional del bibliotecólogo y no como adorno que transformar  un conjunto de tareas de oficina en un cuerpo de práctica profesional.

Lejos de la antigua concepción de la profesión como volcada hacia los soportes y sistemas de información, un abordaje que privilegia el sistema de recuperación de información como un  proceso tecnológico, casi físico, en donde el usuario es un elemento m s en ese proceso, los nuevos modelos que entienden al bibliotecólogo como un profesional o como un científico de la información, lo conciben sobre todo como un mediador entre el hombre y los registros del conocimiento y la experiencia de otros, trasmitidos a través del tiempo y el espacio y donde se le asigna una importancia central al sujeto. Como tal es el mediador de una comunicación diferida y tiene la responsabilidad de reunir, organizar y facilitar el empleo de los registros básicos.

La preocupación de la enseñanza de la Bibliotecología en el Uruguay desde los primeros años de su existencia, ha sido la de hacer m s racional el conocimiento sobre la misma, transformando al bibliotecólogo en un profesional preparado para servir y transformar a la sociedad según los fines y objetivos de la enseñanza superior. La necesidad de una teoría que construya tratando de ordenar, explicar e interpretar lo real, es la clave para comprender los fundamentos del curriculum, al igual que lo es para toda la enseñanza universitaria, porque es uno de los rasgos que caracteriza la profesionalización de una disciplina. La elaboración teórica es una de las actividades m s fundamentales y decisivas del quehacer científico. Al decir de Popper, "las teorías son los hilos tendidos para capturar eso que llamamos mundo para racionalizarlo, explicarlo y dominarlo". Por ello, la epistemología es un instrumento que coadyuva a este intento de plantear el problema de la cientificidad de la bibliotecología. Contribuye al desarrollo del pensamiento crítico e inquisitivo indispensable para el ejercicio profesional, porque posibilita la visualización de problemas y evita la parcialización del conocimiento y de la realidad. Ella debe crear un ámbito de reflexión crítica en el cual sean analizados los problemas originados por la investigación científica, la producción del conocimiento científico y ciertas cuestiones metafísicas.

      La principal responsabilidad de una profesión es conocerse a sí misma. Durante generaciones, la bibliotecología fue poco dada a la instrospección de la profesión. Los bibliotecólogos aceptaron la responsabilidad social de custodiar los registros gráficos de la humanidad, y se dedicaron a procedimientos empíricos para la organización y servicio de esos registros.

En los últimos años, fundamentalmente a partir de los avances tecnológicos aplicados en el registro, organización y uso de la información, se ha replanteado el problema de los fundamentos, y los bibliotecólogos experimentan una preocupación epistemológica que los lleva a preguntarse por la identidad de su disciplina. Frente a paradigmas anteriores en bibliotecología, que la configuraban como una disciplina normativa y utilitaria de la actividad del bibliotecario, cuyo objetivo era que el mismo lograra éxito en sus funciones, en la década del sesenta comenzaron a presentarse las reflexiones que tomaron distancia de la actividad bibliteconómica y se afirmó la presencia vigorosa de la bibliotecología como disciplina que reflexiona sobre las distintas especialidades de la biblioteconomía y la actividad bibliotecaria. Se comienza a reflexionar teóricamente sobre la importancia de la teoría y la investigación, y su inquietud sobre la ausencia de teoría en esta disciplina y en su actividad, produce concepciones teóricas sobre ellas, constituyendo propiamente el ámbito bibliotecológico. La actividad bibliotecaria se ve invadida por medios que la rebasan y que generan la necesidad de reflexión desde una perspectiva crítica. Jesse Shera es uno de los dos grandes pensadores -el otro es Busha- de la década del setenta que se encarga de enfrentarse al reto. Shera desde la perspectiva filosófica, teoriza sobre la bibliotecología, la actividad bibliotecaria y la educación, con el propósito de integrar estas reflexiones bajo un fundamento epistemológico que le permitir  postular la tesis de la Bibliotecología como ciencia social, y a sus reflexiones como epistemología social. El uso humano de los registros gráficos de la sociedad es un estudio fundamentado científicamente al cual pueden contribuir todas las ramas del conocimiento humano. La biblioteconomía debe ser "científica", afirma Shera, incluso en el sentido clásico del término. Por tanto, un bibliotecario debe ser un científico, no sólo porque puede estarle distribuyendo literatura científica a científicos y por fuerza tendrá  que comunicarse inteligiblemente con sus usuarios, sino también porque la ciencia, en su m s amplio sentido, es parte de los cimientos del saber del bibliotecario. La ciencia es una gran empresa social llevada a cabo por individuos, pero en la actualidad, cada vez m s por individuos que trabajan concertadamente dentro del contexto o ambiente de organizaciones e instituciones educativas, de investigación industrial y gubernamentales. Y la responsabilidad del bibliotecario es el manejo eficiente y efectivo de la transcripción, del registro gráfico de todo lo que la sociedad sabe sobre sí misma y su mundo. Por ello el bibliotecólogo debe entender el proceso del conocimiento, debe verlo en un corte vertical, cómo se elabora, evalua, legitima, objetiva, racionaliza y cuales son sus restricciones en cuanto a la comunicación. Si la bibliotecología se relaciona con el acto de mediación entre el hombre, ya sea individual o colectivamente, y sus registros gráficos, entonces el paradigma de la bibliotecología como ciencia debe buscarse en el proceso total de comunicación en la sociedad y en sus ramificaciones epistemológicas, psicológicas, sociológicas e institucionales.

      Según Shera los paradigmas que han regido la ciencia normal en bibliotecología nunca han estado completamente articulados, aunque han estado presentes y han sido aceptados por la comunidad bibliotecaria. La conservación, educación, recreación, información, inspiración y apreciación estética que puede decirse que constituyen una especie de paradigma explícito o no, no pueden sin embargo, aceptarse como una estructura para la investigación bibliotecológica. Se debe buscar dice Shera, m s profundamente que la identificación de tales valores para la teoría de lo que es la bibliotecología, en términos cognocitivos más que normativos. Esa búsqueda de una teoría estructurada debe ser perseguida como un prerrequisito válido de un programa de investigación. Se necesita una teoría que permita asir y entender los problemas, las metas, preocupaciones, actividades, propiedades y relaciones de la bibliotecología, y proceder sistemática y críticamente en la búsqueda del conocimiento. Hace falta investigación científica en el  rea. La existencia de una comunidad real dedicada a la investigación y educación, que reconozca como importantes ciertos problemas a los que dedica su atención para resolverlos, y que continua con el objetivo de clarificar el campo, los términos y la delimitación de los contenidos. La epistemología, que es una actividad teorizadora, una teorización filosófica sobre la ciencia, una acción recursiva, justamente, tiene como tarea específica bosquejar teorías que tienen como objeto la ciencia, en particular las teorías científicas. En este sentido estimamos que la epistemología es una herramienta indispensable para el futuro bibliotecólogo. La investigación en bibliotecología según P.H. Ennis hasta los 70' "no es acumulativa, es fragmentaria, generalmente débil e inexorablemente orientada hacia la práctica inmediata". Recién luego de ese momento se ha mostrado mayor vitalidad en estos aspectos, entendiendo que la renovación permanente de una disciplina o  rea de conocimiento sólo es posible a partir de una deliberada utilización del método científico. Una investigación que ayude a la creación de un modelo propio, que mejore las bases para la fundamentación y evaluación del proceso de transferencia de información, que contribuya a aumentar la productividad y efectividad de los sistemas de información mediante la aplicación de los resultados específicos del trabajo investigativo. Asismismo la investigación debe proporcionarle al profesional herramientas para el diálogo interdisciplinario, como también enriquecer la docencia y generar una permanente adecuación curricular. Con base en la investigación se tendrían m s elementos para el acondicionamiento social y para facilitar la conciencia social sobre la importancia de la información. El proceso de investigación ha sido visto como el proceso de creación de conocimiento con poderes explicativos y predictivos, que puede conducir a la revisión del conocimiento, al establecimiento de nuevas relaciones entre los hechos, o a la aplicación del conocimiento a algún problema. La bibliotecología ha sido tradicionalmente empírica, vista como una profesión eminentemente de servicio, por lo que muchas veces se ha creído que no requiere de la investigación. A pesar de ello, actualmente gran parte de los profesionales consideran que una de las razones por las cuales la bibliotecología no tiene "status" es la carencia de un cuerpo teórico y los escasos programas de investigación existentes en el campo, y reconocen que la madurez de la misma como profesión depende del desarrollo de la investigación. Aunque durante años los bibliotecarios solucionaron sus problemas por intuición y en base a la experiencia, la toma de decisiones para la buena marcha de la biblioteca y sus servicios debe hacerse en base a los procedimientos y resultados de la investigación. Por ello una de las funciones de las escuelas de bibliotecología es la formación de especialistas competentes, logrando desarrollar en ellos el espíritu crítico. La tarea de la enseñanza debe centrarse  sobre todo en la adquisición de destrezas, hábitos y actitudes favorables al permanente cuestionamiento de los problemas. Como dice Rojas en el artículo ya citado, los profesionales "deben ser expuestos a una metodología investigativa seria, no sólo a través de materias específicas sino también a través de técnicas instruccionales en todas las materias".

      Hasta aquí hemos hablado de la necesidad de teorizacón en bibliotecología y de lo imprescindible del proceso de investigación si se quiere llegar a tal teoría. Ahora es momento de indicar algunos de los problemas concretos con que se enfrentan los investigadores en bibliotecología y para los que es imprescindible adoptar una perspectiva epistemológica. Así es que una de las tareas a cumplir en la fundamentación de una disciplina, consiste en analizar y esclarecer el contenido de los conceptos centrales utilizados en dicha disciplina, los cuales se deben definir o redefinir precisando bajo qué aspectos son enfocados. Entre algunos de los conceptos básicos de la Bibliotecología se encuentra el de información. Filosóficamente la información es el objeto material y formal de la bibliotecología, por material se entiende toda la información real y potencial, conocida o que venga a ser conocida; por formal, se entiende la información registrada en cualquier tipo de soporte físico, sea libroé.periódico, disco, etc. Desde el punto de vista epistemológico, el campo de los fenómenos de la bibliotecología es la información y el tratamiento de ella, las finalidades para la cual se destina, es su objeto específico de estudio. Así como ciencias como la física en algún punto de su desarrollo se encontraron con fenómenos que no respondían a las concepciones tradicionales, actualmente la bibliotecología se encuentra en que el objeto tradicional de su disciplina: el libro y la biblioteca, se escabulle, se transforma y desplaza a otros fenómenos. Por ello, "se hace necesario replantear el paradigma con el cual se enfrenten los cambios en la disciplina, y se logre abarcar y explicar esa nueva problem tica". La fundamentación de la Bibliotecología debe tener como uno de sus pilares un concepto de información, donde la dialéctica del sujeto con el mundo que le rodea sea tomada en cuenta. Un concepto que permita dar cabida a esos nuevos paradigmas de la Bibliotecología que antes mencionábamos, que den la oportunidad de alejarse del paradigma tradicional que veía a la disciplina como algo muy concreto, técnico y rutinario, para dar la oportunidad de trabajar con elementos abstractos y generales, teóricos. Pero dar una noción de lo que es la información le plantea al investigador problemas ontológicos muy complejos para los que debe tener las herramientas apropiadas. Es una perspectiva epistemológica la que debe guiar esta tarea de analizar el status ontológico de su objeto de estudio, de sus conceptos, enunciados, leyes y estructuras. Estar n implicados allí problemas tanto ontológicos como gnoseológicos, el realismo o el idealismo de los entes que "habitan" esa ontología, el relativismo o no acerca del conocimiento de esos entes por el sujeto, el problema de la verdad, etc. Según Brian Vickery -que se ocupa de estos temas específicamente respecto a la bibliotecología- un nuevo desarrollo de herramientas a "nivel de conocimiento" muestra cada vez m s la creciente comprensión de la importancia del análisis semántico en el procesamiento de la información. Y los problemas con los cuales cientitistas de la información han batallado por largo tiempo, están siendo encarados ahora por una comunidad m s amplia de "ingenieros" del conocimiento. En resumen, problemas eminentemente filosóficos que es legítimo y fructífero que sean analizados por el filósofo de la ciencia.

      Pero también hay otros aspectos en los cuales la reflexión epistemológica puede ser iluminadora. Nos referimos al aspecto tecnológico de la disciplina. El desarrollo del mismo ha influido fuertemente en la visión y la actividad del bibliotecólogo. Esto ha determinado el cambio y/o la importación de nueva terminología y conceptos, al mismo tiempo que ha motivado el replanteamiento teleológico de la investigación bibliotecológica y de la práctica bibliotecaria. No hay nada de malo en buscar mayor eficiencia en los aspectos ingenieriles de la bibliotecología, pero no hay que olvidar que la tecnología es un medio, no un fin. Sin teoría que le de dirección y propósito, va a la deriva o en dirección equivocada. Por ello su desarrollo debe verse también en interrelación con lo social. No se debe descuidar el aspecto social de la disciplina, al decir de un participante del XIV Coloquio de Bibliotecología, se debe "ver que no somos únicamente un montón de técnicas y tecnología". Considerar la relación recíproca entre la sociedad y la Bibliotecología, analizando cómo la realidad social influye en el paradigma de la Bibliotecología y cómo la disciplina influye en la sociedad. Para ello hay que tener en cuenta la evolución histórica, viendo el papel que se le va asignando a los individuos, los grupos, el papel que juega el conocimiento y la información, la producción y generación de conocimiento, su categorización, etc. El bibliotecólogo debe teorizar sobre todos estos factores además de sobre los tecnológicos, para saber cómo la disciplina se inserta en la realidad social. Es justamente para motivar e implementar esta reflexión metateórica que la epistemología debe incluirse en el curriculum del bibliotecólogo, para como decíamos antes, demostrar que en esa  rea hay quienes teorizan, no sólo técnicos o administradores.

      Hemos tratado de exponer brevemente aquí algunos de los problemas epistemológicos a que se enfrenta la bibliotecología, sabiendo que tal exposición no es exhaustiva. La tarea del curso no ser  resolver los problemas aquí mencionados y otros que no lo han sido, pero si, proveer a los estudiantes de las herramientas y los ejemplos necesarios para que luego ellos, en el ejercicio de su profesión, puedan teorizar e investigar acerca de los mismos y así contribuir a los fundamentos teóricos de su disciplina y a la cientificidad de la misma.

 

 

DESCRIPCION DE LA ASIGNATURA Y OBJETIVOS GENERALES

 

      Como resultado de este que constituye el único curso de epistemología dentro de la Licenciatura en Bibliotecología, se espera que los estudiantes sean capaces de comprender y dar cuenta del núcleo problemático en los diferentes enfoques epistemológicos, y a partir de allí, sepan trasladarlo a la ciencia específica con que ellos tratan, tomando lo visto en el curso a la vez como herramienta para su investigación epistemológica y también como ejemplo de cómo se trabaja filosóficamente acerca de la ciencia. A esos efectos el curso se propone trazar un panorama amplio acerca de las corrientes y temas de la epistemología actuales, apuntando a la fertilidad metodológica de la propuesta propedeútica de los nuevos desarrollos de la epistemología, y promoviendo una visión epistemológica integradora donde la historia, la sociología y la economía de la ciencia sean elementos fundamentales para analizar las cuestiones relacionadas con el conocimiento científico en la multiplicidad de opciones disciplinarias. Estimamos que no es posible eludir el apoyo de la historia de la ciencia y de otras ciencias sociales, en el estudio de la producción del conocimiento científico en el seno de las instituciones y comunidades científicas, que son la base histórico-social concreta de tal producción.

      Las dos concepciones clásicas de la ciencia, el positivismo y el falsacionismo, compartían a pesar de sus notables diferencias algunos supuestos fundamentales. En los años sesenta, lo que entonces se llamó "la nueva filosofía de la ciencia" puso en cuestión, desde una perspectiva historicista, tales supuestos. Aunque en muchos aspectos esta nueva concepción se encuentra hoy superada, su conocimiento es esencial para comprender cabalmente los desarrollos m s recientes en filosofía de la ciencia. En el curso se presentan las dos corrientes clásicas, la corriente m s importante de la denominada "revolución en historia y filosofía de la ciencia", es decir, la representada fundamentalmente por T.S. Kuhn y por último una corriente epistemológica (opcional) aun m s reciente. No se trata de una presentación extensiva sino de la presentación crítica de islotes estratégicos que permitan comprender la complejidad de procesos globales. Pero estas tendencias se presentan después de, en primer término, analizar algunos de los problemas epistemológicos a los que se enfrenta la bibliotecología, para ver luego, como estas diferentes corrientes han respondido a esas cuestiones.

 

 

 

 

METODOLOGIA

 

      La metodología del proceso enseñanza-aprendizaje deber  adecuarse a distintos planos y dicha adecuación deber  tener en cuenta el perfil de ingreso de los alumnos, los objetivos generales del Plan de Estudio y las pautas y reglamentaciones vigentes de la EUBCA.

      El proceso de enseñanza-aprendizaje, a nivel de los estudios terciarios, ha de ser pensado desde los objetivos m s generales de la enseñanza universitaria, a la vez que de los objetivos particulares de la especialidad correspondiente. Respecto al primer punto, los objetivos de una enseñanza universitaria que está  enmarcada en una acumulación vertiginosa de conocimiento debe radicar en la intención de lograr que el estudiante adquiera lo que se denomina un "entrenamiento para el aprendizaje", a través del desarrollo de aptitudes y habilidades. EL pensamiento crítico, la motivación para aprender por sí mismo, la autodisciplina, la aptitud organizativa y de solución de problemas, son herramientas imprescindibles a desarrollar si uno quiere lograr los objetivos antedichos, a efectos de que el profesional pueda con flexibilidad adaptarse al r pido avance de su disciplina. Esto no significa rechazar la trasmisión del background de conocimientos que constituye la propia materia, dado que el desarrollo del pensamiento crítico y del espíritu científico sólo pueden lograrse sobre la base de un conocimiento suficiente de la materia en cuestión. Para ello el docente debe proveer en el aula las condiciones y técnicas necesarias para incentivar el manejo de un sólido aparato conceptual. Hay que combinar entonces, el aprendizaje de contenidos, ideas y conceptos básicos, con el desarrollo de las actitudes que mencionábamos anteriormente, de modo que el estudiante sea capaz de utilizar las habilidades adquiridas a fin de solucionar nuevos problemas en su campo. En general hay acuerdo que los principios aprendidos suelen perdurar m s tiempo que cualquier otro tipo de información.

      Para seleccionar las técnicas de enseñanza m s adecuadas hay que tener en cuenta las condiciones reales en que se imparte la educación. Dadas las características de la Escuela de Bibliotecología y el número promedio de alumnos por grupo puede ser diseñada una estrategia general y flexible de técnicas utilizadas alternativamente. Nos referimos por un lado a la "clase general" para la presentación y exposición de temas relevantes, del conocimiento básico imprescindible para el alumno durante el curso. Este tipo de clase son dictadas por el docente y cuidando que sean ordenadas y claras y que, no obstante, cuenten con la participación activa del alumno. Con esto se asegura un mínimo requerible de información y la unificación de la trasmisión de los conocimientos que posibilite su actualización. Por otro lado, este tipo de clase puede combinarse con otras en las que se trabaje en dinámica de grupos, cuando el tema y las condiciones materiales lo permitan. En tercer lugar, hay que mencionar el estudio independiente o domiciliario de los temas a tratar, que hay que incentivar de diversas maneras en el alumno. Por último, se planificar n desde el comienzo del año exposiciones orales grupales de lecturas correpondientes a los diferentes módulos del programa. Con esta técnica metodológica se buscan cumplir fundamentalmente  dos objetivos, que el alumno ejercite la lectura, comprensión y exposición de los textos, pero además que trabaje directamente con las fuentes y no solamente a través de comentaristas o manuales.

 

 

 

 

CONTENIDO PROGRAMATICO ANALITICO

 

      Como mencionáramos en los objetivos, el contenido del curso revelar  las principales tendencias y cuestiones epistemológicas, abordando a través de ellas problemas de la ciencia tales como: objetivos, alcance, control y validación científica, el método y la investigación científica, etc, además de cuestiones históricas, éticas y políticas que tengan que ver con ella.

      El criterio adoptado para el desarrollo del programa es esencialmente conceptual. Ello se debe, a la imposibilidad de un tratamiento pormenorizado de la totalidad del proceso que abarca la asignatura. Toda elaboración program tica implica una apuesta selectiva y esta selección debe necesariamente estar en concordancia con los objetivos generales del Plan en su conjunto. Por otra parte, es necesario presentar los contenidos en forma estructurada con el fin de que éste pueda ser aprendido, y la forma de hacerlo es contrarlo en ideas básicas. De esta manera tiene una estructura conceptual que da significado al conjunto y no se parcializan los contenidos sino, por el contrario, se globalizan, reiterando el proceso dinámico del conocimiento.

      Los objetivos obligatorios es deseable que cubran la estructura de la disciplina, pero es importante también que ofrezca un grado de optatividad, donde se pueden adaptar las inclinaciones del grupo, por ello se prevee en la última unidad, el tratamiento de una corriente o autor que el grupo seleccione.

      Por último, cabe rescatar que se aspira a una mayor integración o interdisciplinariedad con las otras materias introductorias, como uno de los puntos a trabajar m s en esa  rea. Deben existir criterios de continuidad, secuencia e integración del contenido con el resto del Plan de estudios, tanto en sus relaciones verticales como horizontales.

 

 

PROGRAMA

 

1. EPISTEMOLOGIA.

1.1 Introducción a la Epistemología.

1.1.a Conceptos generales.

1.1.b Relación ciencia-tecnología.

1.2 Problemas epistemológicos en bibliotecología.

Lecturas obligatorias.

 

 

2. NEOPOSITIVISMO

2.1 Círculo de Viena.

2.2 Estructura piramidal de la ciencia.

2.3 Inductivismo y verificacionismo.

2.4 Fisicalismo y fenomenalismo.

2.5 Ciencia formal y ciencia fáctica.

2.6 Lenguaje observacional neutro.

2.7 Dicotomía entre términos teóricos y observacionales.

2.8 Cumulativismo.

2.9 Críticas.

Lecturas obligatorias.

 

 

3. KARL POPPER Y EL FALSACIONISMO

3.1 Falsacionismo.

3.2 Teoría de la verosimilitud.

3.3 Teoría de los tres mundos.

3.4 Limitaciones del falsacionismo.

Lecturas obligatorias.

 

 

4. THOMAS S. KUHN

4.1 "Revolución" en historia y filosofía de la ciencia. Antecedentes.

4.2 Nociones fundamentales de la teoría kuhniana.

4.2.a. Paradigma y comunidad científica.

4.2.b. Ciencia normal.

4.2.c. Anomalía, crisis y revolución científica.

4.2.d. Inconmensurabilidad entre teorías científicas sucesivas.

4.3 Panorama de la obra de Kuhn posterior a la ERC.

4.4 Críticos de Kuhn.

Lecturas obligatorias.

 

 

5. CORRIENTE EPISTEMOLOGICA OPCIONAL

Como ya explicáramos anteriormente, en este punto del programa se abordar  una corriente epistemológica o un filósofo de la ciencia particular, que puede variar de un año a otro o no, según los intereses especiales que tengan los alumnos, o las necesidades que se detecten a lo largo del curso.

Lecturas obligatorias.

 

 

LECTURAS OBLIGATORIAS

 

Unidad 1.

Rendón Rojas, Miguel "Debate abierto sobre epistemología de la bibliotecología".

Puntel Mostafa, Solange "Enfoques paradigmaticos da bibliotecologia; unidade no diversidad ou diversidad na unidad"

 

Unidad 2.

Carnap, Rudolf. "Ciencia formal y ciencia f ctica".

Carnap, Rudolf. Pseudoproblemas en filosofía (fragmentos).

Hempel, Carl. "Problemas y cambios en el criterio empirista de significado".

 

Unidad 3.

Popper, Karl. La lógica de la investigación científica. Cap. 1.

Popper, Karl. El desarrollo del conocimiento científico. Cap. 10.

 

Unidad 4.

Kuhn, T.S. "La lógica del descubrimiento o la psicología de la investigación".

Kuhn, T.S. "Los paradigmas científicos".

Kuhn, T.S. "Consideraciones en torno a mis críticos".

Kuhn, T.S. "Conmensurabilidad, comparabilidad y comunicabilidad"

 

Unidad 5.

2 lecturas.

 

 

 

 

 

BIBLIOGRAFIA OBLIGATORIA

 

CARNAP, Rudolf. "Ciencia formal y ciencia f ctica". Cuadernos de Epistemología. Buenos Aires: Facultad de Filosofía y Letras. (Policopiado)

 

CARNAP, Rudolf (1990) Pseudoproblemas en filosofía. La psique ajena y la controversia sobre el realismo. México: UNAM, [edición original de 1928].

 

CHALMERS, Alan (1989) ¨Qué es esa cosa llamada ciencia?. México: S XXI, [edición original de 1976].

 

HEMPEL, Carl "Problemas y cambios en el criterio empirista de significado" en A.J. AYER (1993) El positivismo lógico. México: FCE, [edición original de 1959].

 

KUHN, Thomas S. (1986) La Estructura de las Revoluciones Científicas. México: FCE, [edición original de 1962].

 

KUHN, T.S. (1963) "Los paradigmas científicos" en BARNES, KUHN, MERTON y otros (1980) Estudios sobre sociología de la ciencia. Madrid: Alianza.

 

KUHN, T.S. (1969) Posdata en La Estructura de las Revoluciones Científicas. México: FCE, 1986.

 

KUHN, T.S. (1970) "Consideración en torno a mis críticos" en LAKATOS Y MUSGRAVE (1975) La crítica y el desarrollo del conocimiento. Barcelona: Grijalbo.

 

KUHN, T.S. (1970) "La lógica del descubrimiento o la psicología de la investigación" en LAKATOS Y MUSGRAVE (1975) La crítica y el desarrollo del conocimiento. Barcelona: Grijalbo.

 

KUHN, T. S. (1989) "Conmensurabilidad, comparabilidad y comunicabilidad" en ¨Qué son las revoluciones científicas? y otros ensayos. Barcelona: Paidós.

 

MOSTAFA, Solange Puntel (1996) "Enfoques paradigmaticos da bibliotecologia; unidade na diversidad ou diversidad na unidad" en Investigación Bibliotecológica, vol. 10, N§ 21. México, UNAM.

 

POPPER, Karl (1979) El desarrollo del conocimiento científico. Conjeturas y refutaciones. Buenos Aires: Paidós, [2a. edición].

 

POPPER, Karl (1985) La lógica de la investigación científica. Madrid: Tecnos. [Traducción de Logik der Forschung, 1934].

 

RENDON ROJAS, Miguel (1996) "Debate abierto sobre epistemología de la bibliotecología" en Investigación Bibliotecológica, vol. 10, N§ 21. México, UNAM.

 

BIBLIOGRAFIA RECOMENDADA

 

AYER, A.J. (1993) El positivismo lógico. México: FCE, [edición original de 1959].

 

BARNES, Barry (1986) T.S. Kuhn y las ciencias sociales. México: FCE, [edición original de 1982].

 

CARNAP, Rudolf (1992) Autobiografía intelectual. Barcelona: Paidós, [edición original de 1963].

 

CIRERA, R y otros (ed.) (1996) El programa de Carnap. Barcelona: Ediciones del Bronce.

 

FEYERABEND, Paul (1986) Tratado contra el método. Madrid: Tecnos.

 

FLECK, Ludwik (1986) La génesis y el desarrollo de un hecho científico. Madrid: Alianza, [edición original de 1935].

 

HACKING, Ian (1985) Revoluciones científicas. México: FCE, [edición original de 1981].

 

HANS, Lenk (1988) Entre la epistemología y la ciencia social. Barcelona: Alfa.

 

HOYNINGEN-HUENE, Paul (1993) Reconstructing scientific revolutions. Chicago: University of Chicago Press.

 

KRAFT, Víctor (1977) El Círculo de Viena. Madrid: Taurus, [edición original de 1966].

 

KUHN, Thomas S. (1987) La Tensión Esencial. México: FCE, [edición original de 1977].

 

KUHN, Thomas S. (1989) ¨Qué son las revoluciones científicas? y otros ensayos. Barcelona: Paidós.

 

LAKATOS, I-MUSGRAVE, A. (eds) (1975) La crítica y el desarrollo del conocimiento, Barcelona: Ediciones Grijalbo.

 

NEWTON SMITH, W.H. (1987) La racionalidad de la ciencia, Barcelona: Paidós, [edición original de 1981].

 

OLIVE, León (1985) La explicación social del conocimiento, México: UNAM.

 

OLIVE, León (1988) Conocimiento, sociedad y realidad, México: FCE.

 

OLIVE, L.- PEREZ RANSANZ, A (comp) (1989) Filosofía de la ciencia: teoría y observación, México: SXXI.

 

PEREZ RANSANZ, Ana (1997) "Cambio científico e inconmensurabilidad" en VELASCO GOMEZ, Ambrosio (comp) Racionalidad y cambio científico, México, Paidós.

 

POPPER, Karl (1993) Búsqueda sin término, Madrid: Tecnos, [edición original de 1974].

 

ROSSI, Paolo (1990) Las arañas y las hormigas. Barcelona: Crítica.

 

SOLIS , Carlos (1994) Razones e intereses, Barcelona: Paidós.

 

STOVE, D.C. (1995) Popper y después. Cuatro irracionalistas contempor neos. Madrid: Tecnos, [edición original de 1982].

 

TOMEO, A-RODRIGUEZ, A (1990) De la concepción científica del mundo del Círculo de Viena. Montevideo: Servicio de Documentación en Ciencias Sociales, FCU.

 

 

 

 

MODALIDADES DE EVALUACION

 

      La evaluación cumple dos funciones básicas: comprobar las estrategias metodológicas y dar una información al alumno que le ayude a progresar hacia el autoaprendizaje, "ofreciéndole noticia del estado en que se encuentra y las razones del mismo, para que tome él mismo ese dato como guía de autodirección, meta de toda educación". Por tanto, como la evaluación no se dirige solamente a calificar los resultados sino a analizar la integración continua de los elementos del proceso, se privilegiar n modalidades de evaluación continua a lo largo del curso, incentivando la participación grupal y las intervenciones orales durante el desarrollo del trabajo de clase. Con estas instancias informales y permanentes de evaluación se pretende la retroalimentación del proceso enseñanza-aprendizaje.

      Por otra parte, además de la evaluación antedicha se programan dos pruebas parciales escritas de dos horas de duración cada una, aproximadamente a la mitad y final del curso; y un tercer parcial oral que resultar  de la exposición que cada alumno debe hacer (en grupo), sobre alguna de las lecturas obligatorias distribuídas al comienzo del curso.

      Respecto a la evaluación sumativa final y a los criterios de aprobación y promoción del curso, se actuar  de acuerdo con el Reglamento General de la EUBCA que establece que "Introducción a la Epistemología" es una asignatura de promoción.

      Por otra parte, ese mismo reglamento establece una articulación de materias en función de las exigencias de asistencia que deben cumplir los alumnos para la aprobación de cursos. En tal sentido se establecen dos categorías diferenciadas: a) libre-reglamentado: no se registra asistencia, pero el estudiante debe realizar las pruebas o controles parciales y/o trabajos solicitados; b) reglamentado: el estudiante debe asistir a un 70% de las clases dictadas y realizar las pruebas o controles parciales y/o trabajos solicitados. "Introducción a la Epistemología" puede ser aprobada de cualquiera de las dos maneras.

 

 

CRONOGRAMA

 

      El curso consta aproximadamente de 32 clases de dos horas cada una, que ser n distribuídas de la siguiente manera:

 

Item 1. 3 clases teóricas.

        2 clases prácticas.

 

Item 2. 4 clases teóricas.

        2 clases prácticas.

 

Item 3. 3 clases teóricas.

        2 clases prácticas.

 

Item 4. 6 clases teóricas.

        3 clases prácticas.

 

Item 5. 3 clases teóricas.

        2 clases prácticas.

 

Parciales. 2 clases.

 

 

 

 

Beya de Modernell, Martha (1985) "Propuestas para la revisión del Plan de Estudios de la Escuela de Bibliotecólogía y Ciencias Afines "Ing. Federico E.Capurro", Montevideo, (Informe de Consultoría), p.2.

Informe de la Comisión de Plan de Estudios a la Comisión Directiva Interina de EUBCA, Jornadas para una propuesta de reforma del Plan de estudios de la EUBCA, 14 y 15 de setiembre de 1985, Montevideo, p. 10.

Pérez, Cristina (1988) "Situación actual y propuesta de la EUBCA del Uruguay" en I Reunión de Bibliotecarios del Cono Sur, Santiago de Chile, p.3.

Plan de Estudios de la Licenciatura en Bibliotecología, aprobado el 6 de julio de 1987 por resolución n§ 37 del CDC.

Rendón Rojas, Miguel (1996), "Debate abierto sobre epistemología de la bibliotecología" en Investigación Bibliotecológica, vol. 10, N§ 21, México, UNAM, p. 34.

Rendón Rojas, Miguel (1996) "Metodología de la investigación en bibliotecología" en Investigación Bibliotecológica, vol. 10, N§ 21, México, UNAM, p.27-29.

Souza, Sebastiao de (1996) "Información: utopía y realidad de la Bibliotecología" en Investigación Bibliotecológica, vol. 10, N§ 21, México, UNAM, p. 14.

Rendón Rojas, Miguel (1996) "Un an lisis filosófico de la Bibliotecología" en Investigación Bibliotecológica, vol. 10, N§ 20, México, UNAM, p. 9-15.

El primero de estos dos paradigmas se inscribe dentro de una concepción semejante a la de las Ciencias Naturales y el segundo est  ligado a las Ciencias Sociales. Dentro del segundo enfoque, existe la influencia de tres corrientes, que son el liberalismo americano, la social-democracia alemana y el posestructuralismo francés, además de la influencia de diversos autores como Foucault, Lyotard, Habermas, Althusser, Gramsci, entre otros.

Mostafa, Solange Puntel (1996) "Enfoques paradigmaticos da bibliotecologia; unidade na diversidad ou diversidad na unidad" en Investigación Bibliotecológica, vol. 10, N§ 21, México, UNAM, p. 18-21.

Rendón, Miguel Angel (1996) "Comentario" [Campo interdisciplinar da ciˆncia da informa‡ao: fronteiras remotas e recentes, por Lena Vania Ribeiro Pinheiro]. En http://132.248.72.154/publica/revista/rev25r7.html (1/7/99).

No solamente Shera lo propone, otros autores consultados también.

 Shera, Jesse (1990) Los fundamentos de la Educación Bibliotecológica. México, UNAM.

Rojas, Octavio (1983) "La investigación y el desarrollo integral de la Bibliotecología en la región" en Revista Interamericana de Bibliotecología, vol. 6, N§ 1-2, Medellín, Universidad de Antioquía, Escuela Interamericana de Bibliotecología, p. 7.

Ibid, p.13.

Rendón Rojas, Miguel (1995) "La información como ente ideal objetivizado" en Investigación Bibliotecológica, vol. 9, N§ 18, México, UNAM, p. 17-24.

Rendón Rojas, Miguel (1996) "Hacia un nuevo paradigma en Bibliotecología" en Transinforma‡ao, vol. 8, N§3, Brasil, PUCCAMP, p.18.

Rendón Rojas, Miguel (1996) "Algunas peculiaridades de la ciencia bibliotecológica" en Investigación Bibliotecológica, vol. 10, N§ 21, México, UNAM, p. 22-26.

Vickery, Brian (1997) "Ontologies" en Journal of Information Science, vol. 23, N§ 4. Institute of Information Scientists, Reino Unido, p.277-286.

Vickery, Brian (1997) "Metatheory and information science" en Journal of Documentation, vol. 53, N§ 5. Association for information management, Belfast, p.457-476.

Rendón Rojas, Miguel (1996) "Debate abierto sobre epistemología de la bibliotecología" en Investigación Bibliotecológica, vol 10, N§ 21, México, UNAM, p.35.

Las referencias bibliogr ficas se encuentran en la Bibliografía obligatoria.

Gimeno Sacristán, José (1989) Teoría de la enseñanza y desarrollo del curriculo, Madrid: Anaya.

 

 
Enviar correo electrónico a mhotero@adinet.com.uy con preguntas o comentarios sobre este sitio Web. Página en la red http://galileo.fcien.edu.uy
Copyright © 2001-2011 Galileo: Publicación dedicada a problemas metacientíficos. ISSN 07979533 
Última Modificación: 26 de febrero de 2012